Desde el capitalismo

Postales enviadas desde un capitalismo en permanente y autónoma mutación.

El capitalismo continúa mutando como un virus incontrolable, sin ningún tipo de finalidad, mutando por mutar, por sobrevivir estadísticamente. Arrasará  con todo lo que deba arrasar y no tendrá ningún reparo en destruir todo lo que deba destruir. La destrucción y la construcción forman parte intríseca de su ADN. Notamos como corre por nuestras venas y como nos contamina.


Harvey, el conejo marxista.